7 tipos de finales para tu novela

¿Ya has pensado qué tipo de final es el idóneo para tu novela?


Si a pesar de un intenso proceso interno, altibajos, procrastinación intermitente, los momentos en blanco, apuros varios has conseguido llegar al final de tu novela no descuides ese momento porque también es crucial.


Por aquí te dejamos por aquí algunas ideas:


1. Final circular. Cuando el principio guarda relación con el final. Puede ser que comience y termine con las mismas palabras, en un lugar idéntico, con el mismo objeto en las manos...


2. Final sorpresa. Puedes acabar como al lector le gustaría sin que por ello se lo espere. O por el contrario, puedes ofrecerle al lector un giro radical que descomponga todos sus estereotipo.


3. Final Cliffhanger. Su traducción literal es: “al borde del abismo” y es, básicamente, un final que queda en incertidumbre, pero que eventualmente será resuelto en la continuación.


4. Final Moral: cierres que invitan a la reflexión, que ofrezcan una lección moral programada por el autor.


5. El final definitivo: en este tipo de final, el protagonista o uno de ellos muere.


6. El final dialogado: Acabar con un diálogo entre varios personajes que revele alguna información que no haya aparecido a lo largo de la narración.


7. El final introspectivo: Se trata de un final donde el narrador sea el propio autor que hable de su propia obra, sus sensaciones, impresiones,… usando los matices de la historia y sus personajes.


El sentirte muy cerca de ese punto y final de tu historia no quiere decir que lo hagas de forma impulsiva. Si el principio de tu novela lo cuidaste con esmero para generar el tan anhelado impacto, el final debe responder a un único objetivo que no es otros que cómo permanecer en el recuerdo de tus lectores.





45 visualizaciones0 comentarios