Una llamada de auxilio, por Lola Pena